ETCETERÍSIMO Señor: ¡déjeme ser español!

De cómo sorprende la espera con los ojos abiertos.

 

Una joya de nuestra literatura es la obra de Gabriel Celaya. Y una suerte que mientras se espera en el vagón de Metro para salir, de frente, junto a las puertas, una pegatina de una de sus poesías nos adelante el paso.

Con esto cada uno puede sonreír un momento, recordar la poesía que juega con las imágenes e incluso, dejarnos a punto la curiosidad para actualizar la vida y obra de Gabriel Celaya. A lo mejor algunos-muchos, se llevarían una sorpresa de lo actual que era todo...

 

Accesos directos